“No te me entretengas con cosas que no resolverán nada, ni te sientas mal porque debes avanzar, ya que en muchas ocasiones estas distracciones no han dependido solamente de ti!” "J.G"


Hay que avanzar y en positivo, pero siempre de la mano de Dios.


Este espacio lo he creado desde hace ya un tiempo para compartir reflexiones, artículos, oraciones y muchas otras cosas más; en la medidas de mis posibilidades iré actualizando mi blog.


Espero sea de su útil y total agrado.


Bendiciones!!

jueves, 2 de mayo de 2013

“La Felicidad en el Ser Humano”


- Alguna vez te has preguntado si es posible que una persona sea feliz?

Yo considero que el anhelo de felicidad en cada ser humano es tan importante que podemos reconocer que hay un deseo innato de felicidad en cada persona.

Para la mayoría de las personas la felicidad  tiene distintas definiciones, y la relacionan estrechamente a la riqueza, la belleza, la fama o el poder. Se pudieran complementar el estado de felicidad, individual o conjuntamente “si tenemos el amor y a Dios en nuestro corazones”. 

Estos nos dice que la felicidad además de estar positivamente relacionada con determinados aspectos materiales, también lo está con la religión y la confianza en los demás; porque la naturaleza no hace nada en vano y por naturaleza todo ser humano busca ser feliz.  

La felicidad es un estado de ánimo del ser humano racional, que crea una unidad entre el espíritu y las sensaciones físicas del cuerpo, generando un sentimiento de realización material y espiritual, que representa la calidad de vida más acabada y reconfortante que un ser humano puede experimentar, cual no puede nacer ni mantenerse sin dos elementos exclusivos que le dan sustento y cuales siempre están a nuestro alcance: fe y la esperanza a que todo saldrá como lo esperas, con estos dos elementos logras mantener ese estado de ánimo por un tiempo prolongado.

Como la felicidad es un estado emocional (corporal - espiritual), cualquier acto que la produzca deberá conllevar la satisfacción de ambos elementos. Por tanto, procede diferenciar entre un acto agradable y uno feliz. Ahora bien, como las sensaciones que captan nuestros sentidos corporales no perciben las espirituales, para ser felices deben vincularse las unas con las otras.

Para observar la diferencia entre uno y otro, damos un ejemplo: “el acto de degustar un trago de vino en solitario solo produciría satisfacción corporal mediante nuestras papila linguales; pero al compartirlo con la persona amada, adicionamos la parte espiritual y lo convertimos en un acto de felicidad”.

O sea que la felicidad no es ni tiene por que ser permanente, sino que se constituye de momentos felices; por lo cual será más feliz quien acumule mayor número de momentos felices.

Para que un evento lo podamos llamar como “un momento de felicidad” requerimos indispensablemente de nuestra parte espiritual o sea de nuestro interior, entonces nosotros somos los que decidimos que nos hace feliz y que no, al asignarle la cualidad de positivo o negativo. 

Esto me pone a pensar que nosotros somos los que decidimos quienes nos hacen felices y quienes no y luchar para que nadie pueda penetrar en nuestro mundo interno y nos perturben la paz; y esto es verdaderamente de exclusividad del único ser vivo a quien Dios dotó de razón e inteligencia: EL SER HUMANO.

Concejo: siempre sácale el lado positivo a todo lo que te suceda incluyendo los momentos que pensamos son malos y sólo así es que podemos lograr tener paz y felicidad en medio de una tormenta, ya que todo esos momentos son experiencias que nos ayudan a crecer como seres humanos.

Me despido con una frase que me gusta mucho: “ríete de los problemas y no permitas que ellos se rían de ti”  sé feliz y con una buena sonrisa en tu rostro tu día mejorará!!

Bendiciones,